Un vaso de agua no se le niega a nadie

emconstrucao

Rubén Hernández Ruiz*

image001

Hace aproximadamente 10 años, la industria del agua embotellada en nuestro país representaba un negocio de 6,500 millones de dólares con un crecimiento anual del 10 por ciento. Si bien la idea inicial no se generó en México, la aplicación de este conocimiento representa actualmente una gran fuente de empleos para muchas familias mexicanas.

 Empecemos con una breve historia contemporánea. En el siglo pasado, hacia finales de los años 70, alguien tuvo la idea de embotellar agua purificada y comercializarla. A las personas de aquellos tiempos les pareció algo absurdo. “Un vaso de agua no se le niega a nadie”, “A quién se le ocurre que podrá vender agua”. Estas y otras frases eran comentadas por nuestros padres y abuelos.

Revisemos la cita: “…la industria del agua embotellada en nuestro país representa un negocio de 6,500 millones de dólares con un crecimiento anual del 10 por ciento”. (Acosta, El Universal, 5-05-2004). Haz una pausa, detente un momento y reflexiona. ¿Cuestionas a menudo la información que recibes? ¿Te hiciste preguntas como las siguientes?:  ¿Es verídica la información?  ¿Quién lo dice?  ¿Qué reconocimiento tiene? Si la información fuese verídica, ¿representa un hecho, una opinión, una tendencia? Respecto al contenido, ¿te preguntaste?:  ¿Si nuestro país es México, por qué expresar la cantidad en dólares?  ¿La cantidad expresada representa utilidades o ingresos generados?  ¿Si el dato fuese correcto, cuál sería entonces la cantidad actualizada para este año? Si tu respuesta es no, permíteme decirte que la vida universitaria requiere que seas inquisitivo, es decir, que seas indagador, que des rienda suelta a tu curiosidad e imaginación. En términos coloquiales, que seas “preguntón”. De tal manera que despiertes tus sentidos y por medio de tus pensamientos e ideas reconozcas tu ámbito, veas otros aspectos de un mismo hecho, descubras nuevos conocimientos y propongas soluciones alternativas a los problemas, todo esto, gracias a tu habilidad de hacerle preguntas a tu entorno. PET: ¿problema o solución? ¿Las etiquetas son biodegradables? Fuente de la fotografía Si tu respuesta es sí, ¡te felicito! Estás haciendo un buen uso de tus habilidades de pensamiento. Sin duda aquí seguirás aprendiendo nuevas técnicas y estrategias para mejorar tus procesos de pensamiento. En ambos casos, este curso te brindará nuevas experiencias de aprendizaje para ver el mundo de otra manera. Seguramente todos los días estás expuesto a una gran cantidad de información como esta que te llega por los más diversos medios: radio, televisión, periódicos, internet, etc. Quizá sin ser consciente de ello, has desarrollado una gran capacidad para filtrarla y quedarte con la de tu interés, pues de otra manera te verías rápidamente abrumado ante tantos datos por procesar. Sin embargo, la misma cotidianidad nos ha hecho que prestemos atención a información comercial o de entretenimiento y dejemos de lado algunos datos y hechos que nos ayudarían a resolver o prever problemas personales o colectivos, comunes o profesionales. Aquí aprenderás a mirar la información desde diversos trasfondos o perspectivas y sobre todo a obtener inferencias útiles, pertinentes y apropiadas a tus propósitos académicos.

Vayamos al contenido del artículo: Agua, un negocio muy líquido del 05 de mayo de 2004 escrito por Nelly Acosta Vázquez en El Universal. Haz clic aquí para leerlo, es muy corto. Por ahora, mi intención es que te formules preguntas más que encuentres respuestas. No te preocupes por aprenderte el contenido de memoria, no habrá examen de esta parte, ja, ja, ja; solo explora, lee de corrido, a vuelo de pájaro; después, en otra sección del curso, ya te pediré que construyas conocimiento a partir del análisis de los textos, mientras tanto, relájate y disfruta la lectura. Fuente de la fotografía Échale un vistazo a la siguiente página web: México, cliente No. 1 de agua embotellada de Jorge Olmedo, publicado el 18 de mayo de 2010 en El Sol de México. ¿De qué te das cuenta?, ¿qué relación hay entre el primer artículo y el segundo? Observa cómo a partir de estos documentos cortos podríamos entablar una conversación con diversos matices: económico, sobre salud y nutrición, ecológico, publicitario, etcétera. ¿Distingues alguna postura de los autores o actores de los sucesos que se narran en la nota periodística?, ¿podríamos pensar que el agua embotellada en México es pura? ¿Qué elementos físicoquímicos debe contener? ¿Bajo qué criterios se especifica su pureza?, ¿la solución de un problema puede generar otros? ¿Qué resulta más barato, embotellar o purificar el agua entubada de la ciudad, hervirla o filtrarla en casa?

Por favor revisa ahora estos documentos: Agua embotellada, ¿qué tan pura es?, 5 razones para no comprar agua en botellas de plástico y Agua embotellada: pagar por gusto. Como ves, una aseveración se puede poner en duda y rechazarla o aceptarla y apoyarnos en ella para sustentar una postura. Conforme vamos indagando para tener una posible respuesta a una de nuestras preguntas, el mundo de la información se hace más complejo y amplio, lo cual puede confundirnos y dificultarnos el trabajo porque se van abriendo vetas y crece nuestro interés por saber. Una pregunta surge a partir de otra y así sucesivamente se van creando cadenas de preguntas, de tal forma que para contestar una se deben contestar otras primeramente. Por eso es conveniente aprender a preguntar, indagar, analizar, plantear problemas y presentar soluciones alternativas favorables para las partes en conflicto, por ejemplo la que se propone en: El agua embotellada reflexiva: En busca de un protocolo global. Después de revisar tantas páginas de internet en esta sección —ya hasta empapado has de estar por tanta agua—, quizá te preguntes: ¿estoy en el curso correcto?, ¿qué no se trataba de aprender a pensar y no aprender sobre el agua embotellada? Nota que en poco tiempo has leído seis textos sobre el mismo tema pero con variaciones en sus enfoques. Date cuenta también que al mismo tiempo que leías, pensabas; que pensabas antes de escribir e incluso al escribir también lo hacías. Así que ¡sí!, con esfuerzo y dedicación, es el curso apropiado para ti que inicias tus estudios universitarios, aquí reaprenderás a pensar y aprenderás a repensar. A sentir y a expresarte, a re-sentir y a reexpresarte. Aprenderás a aprender, a autorregularte y a desarrollar tu autonomía académica y profesional.

Respira, descansa, toma agua, come algo, camina, relájate, has llegado al final de esta actividad. ¿Cómo te sientes? Un consejo: déjate ayudar, tal vez pensaste que “eran muchas lecturas”, “que estaban enredadas las indicaciones”, “que con dos o tres preguntas era suficiente, que por qué tantas”, “que tenías poco tiempo” o cualquier otro pensamiento que te desmotivó e incluso paralizó. Darte cuenta es parte de tu aprendizaje, por eso te hemos pedido que observaras, te autoobservaras y te dejaras observar (mediante lo que has escrito), que escribieras conforme ibas realizando la actividad de aprendizaje. Todo eso para que te dieras cuenta de tus pensamientos, sentimientos, emociones, posturas, actitudes, decisiones y acciones que tomas en determinado momento y contexto.

Cierro la actividad con dos citas para reflexionar de Richard Paul, experto mundial en pensamiento crítico:

“La calidad de nuestro pensamiento está en la calidad de nuestras preguntas”. El Arte de Formular Preguntas Esenciales (2001:4)

 “la calidad de nuestra vida y lo que producimos, hacemos o construimos, depende precisamente de la calidad de nuestro pensamiento”. Pensamiento Analítico (2003: 5):

Yo diría que la calidad de tu vida está determinada por el contexto que creas, los sentimientos que fluyen en ti y los pensamientos que generas en ese ambiente y con esas emociones, tres elementos que te permiten aprender a vivir. ¿Qué piensas al respecto?

* A partir de un texto breve de Sergio Galicia Alarcón. Universidad Veracruzana Virtual. (2004)